27 nov. 2007

HILFIGER SESSION in Madrid

Lo bueno de esta ciudad es que todo es posible incluso en un vulgar y frío lunes de noviembre que incita a embolillarse junto a la estufa. Pero el calor tiene otras fuentes de alimentación alternativas como la que me propone MJ para esta noche: invitación doble para una Jam Session en Pachá, cortesía de Tommy Hilfiger house, con Wyclef Jean a la cabeza, que presenta su nuevo disco: The Carnival II: Memoirs Of An Immigran. Este hombre de origen haitiano es mundialmente conocido gracias a su colaboración con Shakira en "Hips Don't Lie" (Las Caderas No Mienten), pero mucho antes ya triunfaba con sus colegas de barrio: Lauren Hill y Pras, gracias a su banda (re) Fugees.






La primera ciudad en beneficiarse de las Hilfiger Sessions fue Amsterdam hace 3 años. Ahora es Madrid la elegida para disfrutar de este invento en el que un artista de éxito mundial se reúne con un selecto grupo de artistas locales para ofrecer una exclusiva sesión musical. La organización del evento, la marca Tommy Hilfiger, no escatima en gastos decorativos, empezando por las azafatas (esbeltas modelos de cabellos largos y estilizada figura), continuando por los enormes pufs blancos diseminados por todo el local, más una iluminación cálida y multicolor, todo ello arropando el foso de la sala, un elegante escenario digno de la marca.

Desde las 21 h., apertura de puertas, hasta las 22 y pico que comienza la fiesta, MJ y yo nos deleitamos con el desfile de una gama de invitados high standing que parecen fundirse amablemente con la decoración. La sensación inicial de pijo-evento se desvanece en cuanto el famoso rapero (jersey a rayas en alegres tonos rojizos) salta al escenario saludando efusivamente en inglés. En los pufs junto al escenario localizo a varios de los artistas locales que están a punto de mezclar su arte con el de la estrella mundial: Lucrecia, La Mari de Chambao, un bailaor flamenco, una cantante de jazz, la hermana de Wyclef, un pianista ciego... todos ellos entre cajones, guitarras, sonidos orientales, pianos y un Dj, se marcaron una fiesta de lujo que dejó perpleja a ésta que aquí teclea.

video

Rodeadas de famosos, famosillos y los que van de "mírame pero no me toques" MJ y yo nos dejamos seducir por este productor ex-fugees que lo mismo te hace un rapeado que te toca la guitarra con la boca, se apunta a las clases particulares de zapateado o se menea a ritmo de la danza del vientre sin despeinarse. Wyclef alterna su arte con los artistas invitados como si se conocieran desde el patio del colegio. Con sus rastas coloreadas, Lucrecia se crece con un elegante tango al piano. El cabello natural a lo afro de la hermana de Wyclef demuestra que las voces negras no son cualquier cosa. Una de las coristas, de voz aterciopelada, interpreta "Calling You" (Bagdad Café). La Mari se marca un alegre tiriquitrán. El amigo neoyorquino del ex-fugees, una versión cañera de "no woman no cry"... La noche ya esta ardiendo, pero toda cenicienta tiene que volver a su redil y así dejamos de puntillas el local justo antes de la ovación final.

Dos horas largas de fiesta y un par de Heineken después, salimos de un Pachá reconvertido en templo de la moda y la música caliente por una noche. Fuera, a 4 grados centígrados, tiembla Madrid.