7 feb. 2005

LA MOVIDA - FNAC' 05

Lunes 7 de Febrero 2005. Fnac
Nos encanta mirar atrás y aunque no fuese así, nos lo ponen muy fácil. Acaba de salir un nuevo CD-DVD con más material sobre la movida.
Hace 25 años ya... y aún siguen aquí. Fueron los jóvenes de los 80 los que hicieron renacer a un Madrid apático, esperpéntico y retrasado en cuanto a lo musical que es lo que aquí nos mueve. Aunque en la década precedente ya existía cierta movidilla, las muestras de cambio fueron tímoratas y grotescas como el famoso "destape", más bien descorche de una ridícula gaseosa fácilmente evaporable que junto con el "1,2,3" televisivo rellenaban el hambre de diversión de los españoles.

¿Quien inventó eso de la movida? Qué más da. En los 80 lo que privaba era romper todas las estructuras, todos aquellos retorcidos esquemas carcelarios, dar vidilla a un panorama estancado, gris, ancianete...
Con las puertas por fin abiertas, los chicos de aquella época comenzaron a mirar ansiosos al exterior: el Punk, el Heavy, los sintetizadores, los cardados, el supermaquillaje, las mezclas inconcebibles y como resultado, el nacimiento de grupos míticos que empezaron sin saber manejar una guitarra ni mucho menos las cuerdas vocales. Pero daba igual, el lema era diversión, gritar lo que antes se callaba, dar la nota y cuanto más alto y más hortera mejor:
Alaska y los Pegamoides, Ejecutivos agresivos, la Orquesta Mondragón, Ilegales, Zombies, Radio Futura.... son sólo una muestra de lo que el lunes 7 de Febrero pudimos ver y escuchar en el programa "Diario Pop" de Radio3 como homenaje y promoción del disco "la Movida". Y que mejor promoción que convocar en directo a algunos de los integrantes de aquellos míticos grupos que cambiaban de nombre cada noche por pura diversión.





Paco Trinidad de Ejecutivos, Alvaro Urquijo de los Secretos (único grupo que se mantiene desde 1980, y con el mismo nombre), Herminio Molero de Radio Futura y Paco Clavel se sentaron en la mesa junto a Jesús Ordovás, para rememorar aquellos chispeantes años, mientras proyectaban imágenes extraidas del DVD: Loquillo y los Intocables o Tino Casal (Champú de Huevo) entre otros. Aunque todos pintan más que canas, excepto Alvaro Urquijo y Paco Clavel que se mantienen tan frescos, ninguno a perdido el espíritu provocador y juvenil de la época. Hablaron con nostalgia y echaron sus risas recordando aquella década loca, vital, explosiva que ya quisieran para sí muchos veinteañeros del 2005.

Hoy, 25 años después, observo a la nueva generación musical. Afortunadamente la cosecha de grupos nuevos es generosa con sus cientos de estilos, variantes y subvariantes electrónicas o no. Hoy todo el mundo no sólo toca un instrumento, sino que además lo hace bien!. Todo el mundo quiere tener su propio grupo, todos saben mover los platos.... Pero me falta algo, los contenidos musicales son apáticos, repetitivos, acomodaticios, convencionales y escasos en experiencias propias. Las ganas de romper casi no existen. Quizá porque no hay nada que romper ¿?. Los Grupos y los adolescentes son tan drogadictos como antes, pero las drogas de hoy les convierten no en experimentadores sino en rebaño fácil con el que llenar grandes fiestas en las mismas salas o Discotecas rancias de antes sólo que ahora se llaman Clubs y cambian el nombre.

¿Queda algo de aquel espíritu provocador?. Si descartamos a los grupos que sólo copian actitudes pop-rock-heavy-punk ochenteras, o la música electrónica evolucionista pero carente de mensaje, o el popirock, casi siempre bastante descafeinado, sólo nos queda una esperanza: el Hip Hop y toda su cultura circundante. No quiero decir que todos los grupos callejeros sean la hostia de buenos, más bien no. Pero tienen algo que los otros no tienen: Necesidad de movilización, ganas de cambiar el mundo, de crear, inventar y llenar las mentes estancandas de imágenes rayantes para unos y alentadoras para otros.