19 ene. 2005

CYCLE / GLAMOUR TO KILL

Madrid. Miércoles 19 enero. 2005. Sala Arena
9 de la noche. Susix acaba de llegar a la sala Arena. Dentro nos espera MiguelAdicto. Después de dejar abrigos en el ropero ( fatídico error como descubrireis más tarde), cogemos posiciones cerca de la barra, delante de la escalera y junto a los hijos de la Hierbas, vecina de la famosa serie televisiva. A eso de las 10 h. salta al escenario el grupo telonero: Cycle. Trio electropop contundente, Dj, chico alternativo: traje oscuro, gafas intelectualoides y la china Panino disfrazada de "Minnie" gamberra. Movimientos robóticos, estrofas hiperrepetidas, miradas asesinas de la chica al chico y de la chica al público saltarín con lanzamiento de agua por si las moscas.



Sobre las 11 h, con el público ya calentito y una cervecita que nos a costado sudores y codazos conseguir, estamos preparados para el plato fuerte. Por fin, a un lado del escenario a parece un Dj oculto tras un antifaz y su Apple. Programa una música enigmática que envuelve el comienzo de un espectáculo que promete todo tipo de sensaciones excepto aburrimiento.
De la profundidad del escenario aparece un individuo con la cabeza cubierta por una máscara de cuero y pieles hasta los pies: Luis Miguelez, mítico músico en los tiempos de McNamara, Alaska, Metálicos..., Fangoria... se marca sus primeros acordes guitarreros. Por fin aparece el tercer y esperadísimo elemento de la noche, a juzgar por la pasión que provoca: Antonio Glamour, modelo y performer antes que cantante. Indumendaria barroca, más pieles y consignas que no dejan indiferente: "esto esta lleno de guarras", "zorras", ""quereis sexo??!!!" y una multitud embravecida haciendo los coros de "Musik pour the ratas" el disco que presentan esta noche en Madrid. La locura de Glamour se multiplica con cada canción: "clone fashion" donde la oveja Dolly es la protagonista, sirve de excusa para acusar a una sociedad aburrida y clónica. Una versión de "In your eyes" de Kyle Minogue, "Dainty nasty doll".... Antonio entra y sale con nuevas poses y cada vez menos "piel" sobre su piel, con energía y chulería suficiente para satisfacer las ganas de vibrar de las que estamos abajo sudando como pollos de fábrica. La locura crece y por si fuera poco en alemán, francés, español e inglés. No entiendo la letra, pero que más da, el glamour salvaje, la frescura de estos tios me dicen que por fin estoy frente algo fuera de las modas, sin prejuicios, por eso salto y me uno a la orgía electronic-punk-fashion-rock de esta noche.
Glamour terminan, supongo exhaustos, cerca de la 1, aunque Susix, AF y la aquí presente no logramos salir a la calle hasta media hora despues por culpa de una interminable cola, no en la puerta de salida sino en el ropero y es que las chicas aunque trabajan en cadena (una coge la ficha, otra busca el abrigo y otra te lo devuelve), no dan abasto y me siento como Dolly, repetida en una cola que nunca se acaba...