15 ene. 2016

Poetas en acción "La Poesía es el Nuevo Punk"

María Eloy-García + Abigail y la Cosa del Pantano + Las Odio + María Salgado. Sala Sol - 12/01/16 


 De repente, un dia se dejaron de vender/comprar discos y los músicos no tuvieron más remedio que trabajarse al público únicamente en los escenarios. La poesía nunca se ha vendido demasiado en ningún formato, asi que pudiera pensarse que a los poetas no se les pasa por la imaginación lo de inventarse nuevas formas para atraer a su público... es bonito leer poesía al atardecer sentada en un banco del Retiro mientras las hojas de invierno crujen bajo las botas, pero la verdad, no pasamos de cuatro gatos soñadores los que tenemos ese tipo de vicios... y ahora, como si de un spot de bebida energética se tratase, cambiamos de registro y ponemos en pie a la chica que lee sola, la subimos al banco mientras se deshace de la bufanda, tira el gorro de lana, un runner se detiene asustado, la mira de reojo, la chica recita a voz en grito eso de “Húmedo, húmedo, en la humedad metido,/ creo que eres cerveza, leche y semen/ Eres remolino de agua, un dios del río/ con cabeza afelpada. De tu nariz/ brota la sangre, y de tu boca el vino (Marge Pierci) al corredor se le ha sumado un paseante de perros, una mujer madura, un jubilado que se detiene ante cualquier obra.... La lectora desgrana los versos mientras arranca una a una las hojas del libro. Unos segundos de silencio desembocan en una pequeña ovación que levanta a palomas y pajarillos que vuelan perdiéndose junto a las hojas y versos más allá de la masa arbórea para caer (plano final) en plena Castellana, a las puertas del Santiago Bernabeu (el mayor templo del espéctaculo moderno) y una cola enorme de forofos hambrientos de guerra.

Es bueno sacar la poesía a la calle, al youtube, a los escenarios pequeños, medianos y grandes... es un género que si se expone de dentro afuera resulta exuberante, excitante. Desgraciadamente mucho/as se lo están perdiendo dejándola envejecer en la semi-oscuridad de las mesillas de noche o en el silencio de las librerias, que encima, cierran toda la noche.

Con un par de entradas para LA POESÍA ES EL NUEVO PUNK compradas by Internet (qué fácil es mi vida. Sólo necesito un PC, una impresora hp y un Wifi free)  me planto a las 21 h. del martes post hecatombe Navidad/Año nuevo 2016, en la acogedora Sala Sol.

Esta noche llevo faldita negra, botas altas marrones y camiseta ajustada con lazada al cuello adquirida en un mercadillo de segunda mano 10 años ah! Me sienta bien, me siento bien. No necesito más, solo una birra que pido al de la barra del Sol. Mi compi de evento, S, sabe muy bien de que va esto de Sisterhood: "colectivo mutante que hace un fanzine homónimo, fiestas y revoluciones" y  organizadoras junto con Arrebato libros de este sarao poético-musical. Me acerco a la zona Merchandising y pillo el fancine nº 3 de Sisterhood

Sisterhood es un colectivo de chicas feministas, mejor: mujeres, femeninas y muy feministas con un impulso irrefrenable de exterminar al San Patriarcado que nos inmoviliza. Cómo? por ejemplo promoviendo nuevas formas de cultura, arte, sociedad, re-unión etc, siempre desde el lado femenino que no es sólo llevar un bolso bonito (que yo lo llevo) que no es tampoco quedar a tomar cafés (que yo los tomo) ni pensar en tios las 25 horas del día... que si, que lo femenino puede ser toda esa caricatura relamida, pero también y sobre todo, es lo de dentro, ese iceberg humano/mujer agazapado porque este mundo machista capitalista, neoliberal está habituado a valorar y mirar exclusivamente hacia afuera. No, chicas, lo que nosotras tenemos/somos, eso todavía ni nos atrevemos a sacarlo, excepto en la forma clásica de bebé o quizá como un poema pisoteado a las puertas de un Bernabeu, dejado caer por alguna incauta que pasaba por allí, porque le dió la ventolera, sin molestar, sin hacer ruido, no vaya a ser que... 

Rabio por ver a este colectivo en acción y allá que voy, a mojarme, a dejarme sorprender.

Maria Eloy-García, la descubrí hace años en el Fnac durante la presentación del libro "23 Pandoras, poesía alternativa española" 2008. Háganse con un ejemplar si quieren estar al día de la nueva literatura y disfrutar de textos profundos, naturales como el yogurt e hirientes, literatura, por supuesto, femenina. 

Maria Eloy tiene una lengua larga, expone su interior y exterior, su cotidianeidad con una energia directa. Parece loca, pero controla, sin condicionamientos, sin miedos y es que no tiene nada que perder, pocas referencias a las que imitar, todo en ella es nuevo, libre y espontáneo. Compren sus libros, búsquenla en Youtube o mejor, vayan a sus recitales.


María Salgado, me descubre un poema de Gertrude Stein "Let her try/Deja a ella probar" de 1927. Lo mucho que ha llovido desde entonces y que poco se ha mojado el camino. Si Maria Eloy destaca por su espontaneidad, sus letras agudas, con sentido del humor  campechano, Maria Salgado se mueve en un terreno más experimental, sin bromas, ni chascarillos, jugando con las palabras y el sonido. Parece decirnos a cada golpe de  sílaba en esta versión personal del poema de Gertrude Stein: esta es mi guerra, esta es tu guerra, vamos a pelear, no hay alternativa, lucha, luchemos por nosotras/ellas. Déjate Ser.



Las Odio, nuevas para mi, no para S, pues no hay grupo alternativo que se le resista y más siendo punk. "Las Odio son un grupo de riotgrrrls con oscuras y peligrosas intenciones" y muy jóvenes, apenas tienen 6 canciones.

La poeta Lucía Morales nos sorprendió integrando uno de sus poemas al sonido de Las Odio, creando un interesante acople.



Abigail y la Cosa del Pantano. Toña Medina (Abigail) fue mi profe en la Casa Encendida donde impartía un taller muy loco y currado de radio experimental. Desconocía su faceta de cantautora.



Hasta aqui esta crónica desenfadada + intro larga, de una fiesta que me dejó con la boca abierta, silbando y gritando: otra, otra!, la rodillas clavadas en el suelo, la segunda birra en una mano y en la otra, la cámara del móvil agotado, sin batería, coreando a grito desafinado una versión de los Ramones, tema con el que Las Odio pusieron el cierre y ovación final de un público entregado.

Viva el Punk! (en cualquiera de sus representaciones)